¿Sanar la infidelidad?

Cuando me preguntan lo que pienso de una infidelidad en la pareja y esperan la misma respuesta que todos dan, de alejarse de esa persona que no demostró su amor y que rompió todos los “acuerdos” se llevan una gran sorpresa con lo que respondo y mi perspectiva ante la infidelidad.

Puedes escucharlo si no quieres leer…

Asi que déjame decirte que que si aquí estás buscando que te diga que quien es infiel es una persona culpable y que ha destruído por si mismo la relación y que es una persona sin corazón, que ha sido de lo peor… ¡Mejor no sigas leyendo porque no será así!

Vayamos primero a lo importante, la infidelidad es una acción que causa muchísimo dolor para todas las vías, es un dolor inmenso tanto para quien se involucra en una segunda relación como para quien cree que le han sido infiel y también para la persona externa a la pareja, la nueva involucrada (y ojo no es mujer, sino me refiero a la persona nueva que se ve involucrada en este triángulo amoroso ¿ok?).

Pues bien, te mencioné que trataríamos esta acción de la infidelidad desde otra perspectiva distinta a la que bajo la normalidad se trata, así que continuemos con la historia de Marisa y Luis, dos personajes que llevan años de casados y que en artículos anteriores nos han ayudado a exponer distintas situaciones.

Resulta que Marisa y Luis al casarse o decidir formar una pareja y con ello la posibilidad de crear una familia, se prometen primero a ellos mismos y luego entre ellos que se van a cuidar, que se van a amar y que por siempre y para siempre van a estar juntos. ¿Te suena parecido?

¡A mi si! Es lo que hacemos todas las parejas al elegir casarnos, claro que a veces esas promesas las hacen algunos saltándose el primer paso y no se dan ni cuenta que al prometer algo a alguien, al primero que compromete es a ti misma como persona.

¡Ajá! Y es este paso el que nos va a dar la perspectiva distinta a este tema de la infidelidad… ¿Qué es lo que te prometiste a ti misma(o) hace tiempo, cuando iniciaron su relación?

¿Lo ves? No son los acuerdos implícitos que se dan al casarse lo que funciona, sino los acuerdos que hace cada uno en el inicio con su propio corazón, porque si sabías que la palabra acuerdo proviene del latín accordare y está de cordis que significa corazón, así que si no te habías enterado hoy ya sabes que hacer acuerdos es acercar los corazones y por esto es tan importante los acuerdos que hiciste contigo misma antes de los acuerdos con tu pareja cuando se prometieron amor eterno, si ese de para siempre y por siempre de amarse y respetarse.

Bueno nos hemos desviado un poco, regresemos a Marisa y Luis, quienes están en una relación y de pronto Luis siente unas ganas tremendas de divertirse, de vivir la vida de un soñaba en su adolescencia, de disfrutar al máximo y al ver a Marisa no está ni cerquita a lo que hoy él necesita, Marisa está muy ocupada resolviendo asuntos escolares de sus hijos, resolviendo y generando gastos que involucran el presupuesto que gana Luis y con el cuál él podría hacer maravillas con eso para obtener lo que hoy siente que necesita, así que aquí inicia la avalancha de este tema…

Marisa y Luis sin incluso darse cuenta dejaron de mirarse y tener contacto con sus corazones, los arrastró la agenda de obligaciones que ellos mismos crearon para “formar su familia, para lo que se unieron” y cada uno comienza a buscar que esas promesas que tiempo atrás se hicieron, perooooooo ¡olvidaron la que ellos se hicieron primero a sí mismos! ¡pum! Esos acuerdos (unión del corazón) cobran fuerza y los llevan a tomar decisiones que sin saber les va a dejar un vacío aún mayor para su futuro.

Entonces te cuento más de Marisa y Luis, resulta que Luis sale y encuentra quien le ayude a satisfacer aquellos vacíos o necesidades que cree que necesita y eso aunque creía que Marisa no lo iba a notar, resulta que todo el ambiente se permea de ello, y aunque más discreto que lo hiciera, cambia todo su entorno, porque los corazones de ambos se ven amenazados aunque por ahora no lo sepan distinguir.

Luis comienza a tener mayor vitalidad, resurge en él ese poder exclusivo de los varones, el corazón conquistador que busca todo para ganar y ser reconocido, cosa que Marisa trataba de expresarlo pero no lo hacía de la forma en que Luis lo necesitaba en ese momento; así que a la vez que Luis vivía nuevas y excitantes experiencias, Marisa se metía más a sus obligaciones, hasta un día, Marisa no pudo más y dijo ¡basta! y entonces comienza a preguntarse si Luis no valora y no se dará cuenta de todo lo que ella tiene y hace y él aún así solo busca divertirse.

¿Recuerdas qué promesas se hicieron?

¡Sorpresa! ¿Alcanzas a ver dónde inicia la infidelidad? ¡Eh! No te vayas al cúmulo de acciones y obligaciones, que eso no te distraiga; la infidelidad que tanto daña a la pareja comienza en tú corazón, así es como lo lees, aunque seas quien se queda y no se involucra con alguien más.

Marisa al igual que Luis han cometido infidelidad, la han expresado de distinta manera pero ambas se hacen equivalentes, porque los dos fueron infieles a su corazón, Luis porque dejó de buscar ser el conquistador de aquella mujer con quien eligió atrás divertirse y compartir todos sus momentos y Marisa porque dejó de disfrutar los momentos que antes tenía con aquel hombre.

¡Ah si claro lo olvidaba! A veces no recordamos incluso ni lo que nos prometemos a nosotros mismos, bueno pues ahí está el secreto que nos impulsa y nos hace protagonista de la infidelidad, porque no es que Marisa haya descuidado a Luis o que Luis lo haya buscado afuera, lo que pasó con ellos, también sería posible en las demás parejas, que siempre se busca al culpable, al que dió el golpe “más fuerte.”

Sigamos con Marisa y Luis, resulta que Luis estaba pasándola ¡bomba! Y Marisa comenzando a no sentirse amada ni apreciada y ¿quien era el culpable? ¡Claro! Luis y la “nueva“, así que Marisa toma la decisión de ella hacerle también lo que le hacía Luis y ¡pum! Que Marisa se ve involucrada en relaciones que le absorben aún más su tiempo y quizá no sea otra persona pero si estudios, emprendimientos, ayuda a la comunidad, etc. Etc…

¿Qué tal? Una cosa lleva a la otra y cuando menos se dieron cuenta Marisa y Luis se ven al borde del precipicio, así que Marisa o Luis, se dan cuenta y comienzan a echarse la culpa de ese vacío que siente cada uno.

¿Sabias que las parejas están tan conectadas que lo que uno siente el otro también lo siente aunque no sepan identificarlo? ¿Sabes de dónde vienes y de qusen eres custodio y ayuda?

Cuando eligieron formar una relación hicieron acuerdos, unieron sus corazones, aunque con el tiempo dejen de recordarlo (volverlo a pasar por el corazón) y lleven en el presente una relación de solo mentes y razones.

Marisa y Luis estaba unidos por sus acuerdos pero el vacío que sentían no era por haber fallado a lo que se habian prometido uno al otro, sino porque era tiempo de cumplir los primeros acuerdos, esos que se hicieron a sí mismos.

¡Sácatelas! Eso si que no te lo esperabas ¿cierto? Así que ahora, Marisa y Luis comenzaron a buscar ayuda por todos lados queriendo perdonar esa falta tan grave que Luis hizo, buscó afuera lo que no supo buscar adentro, si pero no es en su relación, sino ¡adentro de su propio corazón! Y Marisa también comienza a buscar ¡pero como le enseñó Luis! Afuera y eso los llevará aún más a la orilla del barranco.

Asi que si te preguntas si una infidelidad puede sanarse y si una relación de pareja se reconstruye después de una infidelidad, déjame contarte que ¡SIEMPRE ES POSIBLE CUANDO LE DICES SI A TU CORAZÓN!

Peroooooo, ¡ajá! el pero es importante, hay que buscar nuevas ESTRATEGIAS, no nuevas compañías para seguir bajando la montaña que les lleve a tener otro panorama.

¿Buscar ayuda para hacerlo?

¡Claro! Buscar a que te enseñen una manera de hacerlo diferente para encontrar cómo Luis la motivación y bríos que da algo nuevo, es lo más inteligente, sin embargo lo eficiente es que si vas con alguien, elijas tu realizar las acciones que van a sanar la relación no terminarla, eso último no es solución, el dolor seguirá ahí si no comienzan con nuevos pasos.

Mira, puedes ir con psicólogos, consultores, coachs e incluso acercarte a Dios que si no estás dispuesta(o) a cambiar las acciones que llevó a ese vacío a la pareja (tú y espos@) nada va a cambiar y el Dolor va a seguir ahí.

En corazón y mente cerrada ni Dios transgrede tu libertad.

La infidelidad es solo el mensaje para que AMBOS comiencen a hacer las cosas distintas para recrear una relación desde el amor y el inicio a aprender lo que es dar amor incondicional, ese amor que todos hemos venido a aprender a esta Tierra maravillosa.

Entonces no es que te acerques a un especialista o no, podemos darte las formas y herramientas, jeje incluso a eso me dedico en mi profesión actual, pero está en ti que esa infidelidad deje de estar presente y sea un instrumento para restaurar y no lo sea para destrucción de la relación de pareja que anhelaban tener y dónde querían y prometieron amarse.

La infidelidad es solo un conjunto de acciones que te están gritando qué hay que hacer las cosas diferente, es sinónimo de alejarse de la monotonía en la que cayeron, y es un mensaje poderoso que te dice que es posible acabar con lo que no quieres y crear en tu relación lo que si quieres.

En la infidelidad hay más aprendizaje que dolor, ¡atrévete a aprender del mensaje qué hay para los dos! Y no, no es la separación ¡eh!

Y si aún no le das el alcance de lo que puedes lograr a través del mensaje, escucha a mi colega u amigo Marco di Noto que tiene algo muy poderoso que decirte sobre ¿porqué te fueron infiel? Porque primero tú te fuiste infiel a tu mismo corazón.

Ahora ya sabes una nueva manera de definir la infidelidad, y también que si es posible de dejar de sufrir juntos y comenzar a recrear una vida unidos, solo di ¡si! y comienza a reconquistar las tierras que han dejado en el olvido.

Puedes descargar las herramientas para iniciar este cambio en www.personasconamor.com

¡Ajá! Así como la infidelidad que uno solo comienza y lleva a destruir, también puedes comenzar tú la restauración para construir su futuro en el presente.

De corazón a corazón,

Karla Maldonado C.

Publicado por Mtr. Karla Maldonado

Creo en el amor, en la familia y me gusta ayudar a los demás. Soy hija, mujer, amiga, esposa y madre con mucho por hacer ;) y ser. Me apasiona aprender nuevas cosas, encontrar cada día el amor y vivir en plenitud. Sé que todos tenemos un corazón maravilloso y bondadoso que podemos elegir mostrar. Soy coach de la mujer para su relación de pareja con maestría en consultoría familiar y no solo puedo sino quiero ayudarte a alcanzar los anhelos de tu corazón.

Un comentario en “¿Sanar la infidelidad?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: