Espiritualidad

Día 31: María magdalena ama con todo tu ser

Saberse amada hace la diferencia

Oración

María Magdalena, acompáñame en este caminar para que descubra cómo lo hiciste tú, el amor en tu interior por haber sido primero amada.

Reflexión

Si bien la historia nos presenta a una mujer desvalida, rota y «con demonios», María Magdalena es el ejemplo de lo que no hay que hacer y quien si hay que ser.

Tener en el centro de tu vida a Dios, a través de lo que haces es que le dará fuerza a esos resultados.

En la Iglesia católica se hace a través de los sacramentos, donde al elegir lo que quieres creer y en Quien creer es que te son dados de forma gratuita (de gratuidad, desde la gratitud) los dones que alimentan tu corazón y mente cuando los crees en ti.

maría Magdalena no se sentía digna de amor, por eso se decía que tenía 7 demonios, son quizá los demonios de los pensamientos, las dudas, los juicios, las etiquetas que nos hacemos hacia nosotras mismas eran lo que María Magdalena afrontaba.

Esos «demonios» son los obstáculos que impiden que te veas a ti misma como Dios te ve. Cuantas veces incluso osamos etiquetar a Dios de lo que nos «hace» pero difícilmente nos reconocemos como un don grandioso de Dios para el mundo, una maravilla creada por y desde el Amor Incondicional.

María Magdalena venció de la Mano de Jesús a esos demonios que tenían apoderada su voluntad, se supo amada y mirada, aceptó a partir de su encuentro con Jesús ser liberada y elige seguirlo y le pregunta si puede hacerlo.

María Magdalena, siempre es nombrada en primer lugar, en las Escrituras Sagradas, al hablar de quienes acompañaban a Jesús y fue su discípula más presente en cada paso que dió.

Ser discípula es ir detrás aprendiendo de quien se elige seguir, pareciera que María Magdalena no solo le pidió seguirlo sino eligió aprender el arte da amar cómo lo enseñó Jesús desde la integridad al ser digno Hijo de Dios.

Cuando María Magdalena fue liberada, comenzó un proceso de restauración, como la vasija que rompimos al iniciar esta peregrinación, que quizá así estaba también nuestro corazón.

El proceso de restauración implica ciertos pasos que se requieren para que la vasija quede una vez más lista para servir a su propia misión, así tú también y María Magdalena hoy nos lo muestra.

  1. Eligió ser disciplua (aprender de su Rabunni)
  2. Ella se perdonó a sí misma al elegir levantarse y no volver atrás
  3. Elige su posición, está siempre al inicio, la primera que es nombrada
  4. Se despoja de las etiquetas y se aprende a amar como fue amada por Jesús
  5. Elige servirle con sus bienes, con lo que fue creada (…y todo está bien)
  6. Recibe a Jesús
  7. Se da el encuentro con el Amor mismo (ver día 9 dónde está el proceso de un encuentro)

Acciones

La vasija no se rehacer de forma mágica, para que la vasija que rompiste tienes que poner todas las piezas sobre una mesa, buscar cómo es que embona cada una de ellas y comenzar a pegar una a una asegurando que no queden fisuras.

Este proceso es el que hemos durante 31 días realizado en esta peregrinación, hemos ido resconstruyendo nuestra vasija, nuestro corazón.

Pusimos las heridas en la mesa como ofrenda, las identificamos.

Las clasificamos y ordenamos según lo que nos hacían sentir y vivir.

Más adelante comenzamos a reconstruirnos con el pegamento de sabernos aceptadas, reconocidas y dignas del amor de nuestro Creador.

Limpiamos también toda aquella fisura, eso que no te permitía creer («no sea que crean y se salven»).

Y comenzamos ya a practicar, es decir a realizar las acciones que van a contribuir a la misión benéfica para la que hemos sido creadas.

Hoy darte cuenta que ya llevas un camino recorrido de momentos complicados más no imposibles de transitar, que has llegado hasta aquí es lo más preciado de éstos 31 días.

Darte cuenta que tú te veías cómo no has sido creada y amada y que hoy puedes verte como la persona digna de ser llamada por su nombre, digna de un encuentro diario con la Vida misma.

Reconocerse como la Obra más importante y privilegiada de Dios es poder también elegir cómo mover tu voluntad para no solo hacer acciones sino ser acción del amor que fue puesto en ti.

Reencuentro

¿Qué me detiene una vez más a verme como Dios me ve?

Esas trampas que me obstaculizan mis encuentros diarios con el Amor mismo ¿cómo voy a vencerlas? (si no sabes, déjaselo a Él, al Médico de médicos, al Estratega, al Creador y dador de tu vida, pero díselo)

Un reencuentro es volver a encontrar aquello en ti que habías perdido, eres digna de Su amor, ya te lo dió, ahora a ti te toca reconocerlo para recibirlo.

Con tus Fortalezas y una Intención adecuada desde el Amor vas a Transformar tu entorno y lograrás los anhelos del corazón.

Te fue dado un libre albedrío, libertad para elegir, úsalo para elegir que dejar hoy en tu corazón y mente. 40 días de la mano de #mariamagdalena #energiafemenina

Nota: te recomiendo tener una libretita pequeña que lleves contigo a dónde vayas y anotes lo que vas recibiendo en tu ♥️

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: